Las 18 técnicas de “El monje que vendió su Ferrari”

Hay algunos libros muy contados que generan una reacción polarizada entre los lectores: o bien los adoran con devoción o bien los detestan profundamente.

El caso de “El monje que vendió su Ferrari” resulta un ejemplo paradigmático. Basta con leer las opiniones vertidas por sus lectores en cualquier foro para constatar que un buen número de personas considera que su lectura ha resultado casi imprescindible para una mejora personal, mientras que otras personas (en una proporción ostensiblemente menor) lo consideran como un producto execrable.

Lo cierto es que todo depende de la forma con que abordemos el libro. Bajo un formato de carácter narrativo dotado de un débil argumento, encontramos un formidable texto de autoayuda que proporciona unas pautas muy valiosas para la realización personal del lector. El argumento es sólo un pretexto para presentar una serie de directrices que podemos seguir si pretendemos alcanzar el equilibrio y la verdadera felicidad.

El capítulo inicial es una introducción que nos conducirá al punto de partida de la “historia”. Narrado en primera persona por un abogado, nos cuenta lo que aconteció al exitoso abogado Julian Mantle, un hombre rico, famoso y absolutamente entregado a su trabajo, hasta que un ataque al corazón que le lleva al borde de la muerte le induce a replantearse radicalmente su vida, que dará un giro de 180 grados. Julian vende todas sus posesiones materiales y desaparece durante unos meses… hasta que se presenta en el domicilio de John, el narrador, un abogado algo más joven que está empezando a seguir los pasos (desviados) de Julian. El resto del libro transcurre en una sola noche, contándonos la conversación que se establece entre los dos protagonistas sobre el cambio operado en Julian (tanto a nivel espiritual como físico) gracias a su estancia en un remoto enclave del Himalaya llamado Sivana, junto a sabios iluminados.

La estructura que adopta Robin Sharma para presentar todos los consejos de autorrealización es la del diálogo, con las breves preguntas y comentarios de John y las elaboradas respuestas de Julian, siguiendo el esquema tan antiguo como clásico del Su Wen (los diálogos con el Emperador Amarillo), el compendio sobre medicina china más antiguo conocido, o, mucho más reciente, de “El poder del ahora” de Eckhart Tolle.

A modo de resumen, presentamos las técnicas propuestas en el libro -que Sharma reúne en siete capítulos- relativamente fáciles de seguir (con un cierto grado de autodisciplina, por supuesto) y al alcance de cualquier persona. A pesar de que las atribuye a un grupo de monjes del Himalaya, es necesario precisar que en realidad proceden de fuentes más variadas. De hecho, el texto de Sharma se caracteriza por un notable eclecticismo, especialmente patente, por ejemplo, cuando en el capítulo 9 atribuye al monje de Sivana un bellísimo cuento que, en realidad, reconocemos como “El Gigante egoísta” de Oscar Wilde.

Controlar la mente

1. El corazón de la rosa

Se trata de una antigua y conocida técnica de meditación, consistente en la observación atenta de una rosa. Para ello, debemos situarnos en un espacio tranquilo, ya sea cerrado o al aire libre, cogemos una rosa fresca y miramos en su centro. Observamos el color, la forma, la textura, sentimos su fragancia. Cuando a nuestra mente acudan pensamientos que nos distraigan, volvemos a centrarnos en la rosa. Es, pues, una forma de concentrarse y de disciplinar la mente.

Al principio, puede costar concentrarse en la rosa durante más de cinco minutos, pero con constancia se puede llegar fácilmente a los veinte minutos. Se considera que los efectos empiezan a sentirse a partir de los 21 días de práctica continuada.

El corazón de la rosa

2. El pensamiento opuesto

Son miles los pensamientos que pasan por nuestra mente a lo largo de un día, muchos de los cuales recurrentes. También son abundantes los pensamientos negativos, ya sea por recordar algo desagradable que nos ha acontecido, ya sea por temor a algo que pudiera ocurrir (y que, en realidad no existe, pues no ha ocurrido).

Los pensamientos negativos bloquean el potencial de nuestra mente. Para evitarlos, nos basamos en un principio básico: no podemos tener dos pensamientos distintos al mismo tiempo. Cuando entre un pensamiento negativo en nuestra mente, deberemos sustituirlo inmediatamente por uno de positivo. De manera sistemática.

Es una técnica que exige un elevado nivel de atención, pero que con una práctica regular nos dará un gran control de nuestro mundo interior, al mismo tiempo que nos va a disciplinar la mente.

3. El secreto del lago

Basada en la visualización, esta técnica utiliza imágenes positivas para influir en la mente. Debemos situarnos en un espacio tranquilo, y respirar profundamente durante un cierto tiempo para alcanzar la relajación. Entonces visualizaremos mentalmente aquello que queramos ser, tener o alcanzar en la vida.

Cumplir los objetivos

4. El poder de la autoevaluación

Para alcanzar la felicidad es necesario tener un propósito en la vida (dharma en sánscrito), unos objetivos determinados, ya sean materiales, emocionales, físicos o espirituales. Debemos, pues, realizar un profundo autoanálisis para discernir cuáles son los objetivos que nos proponemos alcanzar:
-Coger papel y lápiz y apuntar estos objetivos: al realizar este acto, estamos enviando un mensaje a nuestro subconsciente que éstos son los pensamientos importantes. Aquí entra en juego el concepto zen de Joriki, el poder que surge cuando la mente se ha unificado y llevado a un solo punto en la concentración de Zazen; no se trata de la mera capacidad de concentración en el sentido habitual del término, sino de un poder dinámico que nos permite actuar al instante en las situaciones más repentinas e inesperadas, de una manera totalmente adecuada a las circunstancias.

5. El método de cinco pasos para conseguir objetivos

  1. Formarse una imagen clara de los resultados.
  2. Conseguir una fuente de presión positiva (por ejemplo, prometer en público que se desea alcanzar el objetivo determinado).
  3. Establecer unos términos de realización.
  4. Comprometerse por escrito: apuntar en una libreta los objetivos, deseos y sueños. Acompañarlo de imágenes sugestivas y representativas referentes a estos objetivos, y repasar la libreta diariamente.
  5. “Regla del 21”: para que un comportamiento nuevo se convierta en hábito, debe ser seguido durante 21 días.

Practicar el kaizen

Las dos siguientes técnicas parten de la idea rectora de que es necesario adquirir el dominio de uno mismo para poder llevar las riendas de la vida. Una vez hayamos obtenido los triunfos internos, llegaremos a los triunfos externos, y para ello debemos cultivar constantemente la mente, el cuerpo y el alma. Para ellos practicaremos el kaizen, un término japonés que significa “mejora continuada”.

kaizen
Caracteres japoneses del Kaizen

6. Hacer lo que tememos hacer

Las personas “crecen” cuando entran en terreno desconocido, cuando salen de la zona de confort: es entonces cuando pueden descubrir aspectos de sí mismos que les resultaban desconocidos o que no habían sido suficientemente desarrollados.

Debemos hacer un listado de nuestras debilidades, conocerlas, enfrentarnos a ellas y atacar los miedos.

7. Los 10 rituales de la vida radiante

Son diez prácticas para llevar a cabo diariamente durante treinta días consecutivos, para empezar a constatar los resultados, y para que se conviertan en un hábito:

  1. Ritual de la soledad: reservarse un espacio de tiempo de paz y silencio para uno mismo (de 15 a 50 minutos, preferiblemente siempre a la misma hora), para conseguir la expansión mental y espiritual. Se aconseja destinar un espacio determinado para esta práctica, de carácter meditativo (ver la técnica “El corazón de la rosa”).
  2. Ritual de la energía, mediante la práctica del ejercicio físico: caminar por la Naturaleza, yoga, etc.
  3. Ritual de la alimentación viva: seguir una dieta eminentemente vegetariana.
  4. Ritual del saber abundante: leer con regularidad (30 minutos al día), ampliar nuestro campo de conocimiento, aprender continuamente.
  5. Ritual de la reflexión personal: dedicar un espacio de tiempo a la contemplación interior, al autoconocimiento; reflexionar sobre lo que ha ocurrido a lo largo del día, lo positivo, lo negativo… Reflexionar sobre las acciones llevadas a cabo y tomar medidas para corregirlas (si se da el caso) y mejorar el autocontrol.
  6. Ritual de levantarse temprano: para ello es necesario incidir en la calidad del sueño por encima de la cantidad. Se deben observar algunos hábitos que facilitan un buen sueño: no cenar excesivamente ni muy tarde, relajarse (o meditar) antes de ir a la cama…
  7. Ritual de la música: escuchar cada día algún tipo de música que nos emocione, relaje o active, o que, en definitiva, nos guste.
  8. Ritual de la palabra hablada: consiste en la repetición de mantras (ya sean orales, mentales o escritos), afirmaciones positivas, que pueden ser realizadas en cualquier momento y casi en cualquier situación.
  9. Ritual del carácter congruente: llevar a cabo acciones diarias de acuerdo a los principios de laboriosidad, compasión, humildad, paciencia, honradez y coraje. Vivir de este modo conduce al bienestar espiritual.
  10. Ritual de la sencillez: vivir una vida sencilla, centrada en aquello importante y reducir las necesidades, que en el fondo no son tantas como nos pensamos.

Vivir disciplinadamente

La fuerza de voluntad y la disciplina son los motores imprescindibles para poder llevar a cabo todas estas prácticas y, en definitiva, para mejorar como personas.

8. Mantras y visualización creativa

Sharma propone la repetición, un mínimo de 30 veces al día, de la frase:

Soy mucho más de lo que parece; dentro de mí está toda la fuerza y el poder del mundo.

Puede hacerse con un visionado creativo: en un lugar tranquilo, sentado con la espalda recta, repitiendo el mantra en voz alta mientras nos imaginamos que somos una persona disciplinada, firme, que controla la mente, el cuerpo y el espíritu.

9. Voto de silencio

Pasar un tiempo prolongado en silencio (hasta un día entero), con la finalidad de reforzar la disciplina.

Aprender a respetar nuestro tiempo

10. La antigua regla del veinte

Parte de la idea de que el 80 % de las cosas que conseguimos en la vida son el resultado de actividades a las que sólo dedicamos el 20 % de nuestro tiempo. Debemos, pues, organizar el tiempo y centrarnos en las actividades que comporten una elevada repercusión. En este sentido, resulta útil planificar con antelación el día con un horario equilibrado.

11. El coraje de decir “no”

Para proteger nuestro propio tiempo, a veces es necesario decir NO a los “ladrones de tiempo”, aquellas personas o circunstancias que ocasionalmente requieren de nuestra atención para cosas que en realidad resultan de escasa importancia o no prioritarias.

12. La mentalidad del lecho de muerte

Saborear cada día como si fuera el último, vivir plenamente cada instante, no posponer.

Servir desinteresadamente

Cuando ayudamos a otra persona, realizamos el bien, nos sentimos bien con nosotros mismos. Cultivar esta actividad nos hará crecer en consciencia y como seres humanos.

13. La práctica diaria de actos de bondad

Realizar actos desinteresados, sin buscar beneficio, nos permitirá experimentar una vida más llena y con sentido. En realidad, los beneficios nos llegarán sin haberlos buscado.

14. Dar a aquellos que nos piden

Se trata de una práctica directamente relacionada con la anterior.

15. Cultivar relaciones enriquecedoras

Cultivar las amistades, y todas aquellas relaciones que nos proporcionen beneficios espirituales, las que nos hacen crecer.

Vivir el presente

El pasado ya no existe, y el futuro es una proyección que tampoco existe. Sólo existe el presente. Mientras nos distraemos en el pasado o nos preocupamos por lo que no ha ocurrido, nos estamos perdiendo lo único que tenemos, el presente.

Aquí y ahora

16. Vivir la infancia de los hijos

Para aquellas personas que tengan hijos, evidentemente. Los hijos crecen, se hacen mayores, y un día abandonan el nido sin que casi nos demos cuenta. Los años mágicos de la infancia no vuelven, y debemos evitar que llegue un momento en que miremos atrás lamentando no haberlos aprovechado. Vivamos, disfrutemos de cada instante con nuestros hijos: vivamos el presente.

17. Practicar la gratitud

Dar gracias por lo que tenemos, tanto si se trata de bienes materiales como espirituales. Buscar siempre el lado positivo de las cosas.

18. Cultivar el destino

Una vez tenemos el objetivo de vida definido, debemos seguir el camino de nuestros sueños, pues la recompensa llegará por sí sola.

 

Para finalizar, presentamos esta interesante entrevista realizada al autor del libro, Robin Sharma: