Cómo preparar una sesión de Qi Gong (Chi Kung)

Al igual que sucede con el yoga, el Tai Chi y otras tantas prácticas orientales, el Chi Kung es una disciplina que requiere una preparación específica, tanto física como mental, e incluso ambiental, para poder llevarla a cabo en condiciones óptimas.

En principio, cualquier persona, no importa su edad o condición física, puede practicar el Chi Kung a cualquier hora, pero sin embargo la Medicina Tradicional China establece un ciclo horario para el ritmo energético de los meridianos que puede ser útil si se desea incidir especialmente en la mejora o potenciamiento de un órgano o entraña en concreto.

A continuación mostramos una imagen gráfica de este ciclo, con alguna explicación adicional sobre la terminología usada (fuente: Qi Gong, Gimnasia china para la salud y la longevidad, de Yves Requena):

horario-chi-kung

Maestro del corazón: se trata de una función suplementaria del corazón que no se corresponde a ninguna parte anatómica de éste, aunque en occidente en ocasiones se ha identificado, tal vez de un modo algo restrictivo, con el pericardio. Su función es proteger el corazón de los factores cósmicos perjudiciales, en especial del calor.

Triple calentador: entraña identificada con el elemento fuego, sin una forma concreta, pues representa la estructura de relaciones recíprocas existentes entre las vísceras.

Organización de una sesión

Se aconseja dividir la sesión de una forma equilibrada en tres secuencias, sin que el orden sea determinante:

  • Una secuencia de Chi Kung estático, de pie
  • Una secuencia de Chi Kung dinámico, incluyendo masajes
  • Una secuencia de Chi Kung sentado

El tiempo puede ser variable, oscilando -aproximadamente- entre 10 y 30 minutos por secuencia.

Indumentaria

La ropa debe ser amplia, sin que apriete, mejor de algodón. Es preferible evitar los tejidos sintéticos. Para los pies, es aconsejable llevar zapatos pequeños de gimnasia, o bien calcetines de algodón.

Lugar

Como es lógico, cuanto más tranquilo sea el espacio donde se lleve a cabo la práctica, mucho mejor. Debemos alejarnos de los ambientes ruidosos, incluso de los espacios donde puede irrumpir inesperadamente el ruido (timbre, teléfono…).

Si nos encontramos en un espacio interior, deberemos procurar que la habitación esté bien aireada; en invierno sin excesiva calefacción, y en verano, si tenemos las ventanas abiertas, cuidando de no exponernos a corrientes de aire.

Si se desea -y se puede- practicar en el exterior, deberemos cuidarnos de que el ambiente no sea excesivamente cálido, y evitar el viento, la niebla y la lluvia.

Y, ante todo, un consejo muy útil, independientemente del lugar que hayamos elegido: ¡¡¡Apaguemos el teléfono móvil antes de iniciar la práctica!!!

La orientación del cuerpo

En general, por la mañana el cuerpo debe orientarse hacia el este. Durante el día se practica hacia el sur, y por la noche en dirección al norte.

Sin embargo, en función de las necesidades terapéuticas, puede cambiar la orientación, según las características del organismo (si es Yin o Yang…).

El mejor horario para practicar Chi kung

Habitualmente se considera que la mejor hora es por la mañana, justo después de levantarse, cuando se eleva la energía Yang y aún tenemos los pensamientos sin estar condicionados por las actividades del día. También se puede practicar por la mañana y por la noche: en este caso, el tiempo dedicado por la noche debe ser el mismo o algo inferior al de la mañana.

Cuándo practicar Chi kung

  • Debe alejarse de las comidas, mínimo una hora, dos si se trata de una comida copiosa
  • Por la mañana es mejor practicar en ayunas, o tras haber bebido solamente un vaso de agua
  • Por la noche, practicar al menos una hora antes de acostarse
  • El cuerpo debe estar seco, incluidos los cabellos. El sudor debe ser evitado
  • Tras finalizar una sesión, deberemos esperar 20 minutos o más antes de comer o beber, y evitar las bebida excesivamente frías

Horarios aconsejados según los órganos que deseemos tratar o curar (fuente: Qi Gong, Gimnasia china para la salud y la longevidad, de Yves Requena):

órganos chi kung

Cuándo no se debe practicar Chi kung

  • Cuando las condiciones climáticas son adversas (en el caso de que se lleve a cabo en el exterior)
  • En caso de fiebre elevada, o de determinadas enfermedades. Para casos concretos, es mejor consultar con un maestro experimentado
  • Cuando la mente se encuentre en un estado elevado de agitación. En este caso es preferible empezar por realizar series de respiraciones para poder apaciguarla.

Para finalizar, presentamos un vídeo con una de las series más practicadas de Chi kung, las ocho piezas de brocado: